Somos una familia que por tradición nos dedicamos al campo. El conocimiento del mundo agrario y la convivencia con el entorno que nos rodea nos mueve a preservar la naturaleza por nuestro bien y el de nuestros hijos. Nuestro reto actual es una agricultura libre de agentes químicos: herbicidas, insecticidas, fungicidas y todo abono no natural. Es decir, cultivamos cítricos integrando el entorno biológico, edafológico y climatológico en la finca El Molí situada en la comarca del Baix Ebre (Tarragona). De esta manera se obtienen plantas sanas y frutos más sabrosos y seguros para ti y tu familia, conservando el ecosistema autónomo. A lo largo de los años la tierra ha mostrado sus ciclos vitales y sus ritmos biológicos que respetamos y damos a conocer. Te invitamos a descubrir esto y a experimentar la calmosa vida rural en una conversación paseando por el campo.

Cosecharás tú mismo las naranjas del árbol como se ha hecho durante siglos. Este trabajo ancestral, -la cosecha-, te acercará a una experiencia distinta a las que te ofrece la ciudad. Descubrirás el vínculo que te une a la tierra y que tú no conocías pero que te revela tu yo más antiguo. Y cuando te lleves a la boca una mandarina o una naranja pelada por ti mismo a pie de árbol te llenará no sólo su sabor, el sabor de la vida,  sino también su aroma y perfume. Nuestra familia goza de este don que da la tierra y ahora lo ponemos a vuestra disposición. No te pierdas en lo sofisticado y date un gusto que no olvidarás. Prueba las naranjas y mandarinas de El Molí: van directas del árbol a la caja por tus manos o las nuestras. No llevan ningún tratamiento posterior a la cosecha. No se clasifican, ni cepillan, ni desverdizan, ni enceran. ¡Son naturales y buenas!


_MG_8837